Fortaleciendo las emociones durante el embarazo

Al famoso dicho de “Nadie entiende a las mujeres” habría que agregarle “y menos durante el embarazo”. El embarazo es una especie de revolución. Cambia el cuerpo e irrumpen sentimientos y emociones. Muchas veces, especialmente para las mamás primerizas, esta “revolución” emocional puede resultar desconcertante: ¿Qué me está pasando? ¿Esto es normal? ¿No debería estar feliz, en lugar de estar asustada y hasta molesta?

Cronología de las emociones 

“En el primer trimestre predominan la sorpresa, la emoción. Paralelamente, algunos malestares físicos pueden interferir en el estado de ánimo. Suelen aparecer temores con respecto a la permanencia de la gestación. Por eso, muchas eligen no comunicar su estado antes de estar seguras de que todo está en orden. Es común que se repliegue el deseo sexual y que se esté con ganas de llorar o más sensibles. Hay cansancio y un cierto desinterés por cualquier otro tema que no se relacione con la gestación.

 En el segundo trimestre se recupera el buen estado físico. Aparece la ansiedad por “sentir al bebé”. Se afianza la relación con el obstetra y se está con más energías. Puede surgir temor por la normalidad del bebé. La embarazada se acerca más a la pareja, retoma más intensamente la sexualidad. Comienza a conectarse con el proyecto en sí, planea arreglos en la casa, elección de ropita, mobiliario, etc. El estado de ánimo es más estable. Hay alguna preocupación por el peso y por el cuidado del cuerpo”.

Durante el tercer trimestre, la panza y el bebé tienen una entidad más palpable. Se comienza a pensar más en el parto, y con ello llegan ciertos temores sobre todo a cómo saldrá todo, a si será o no parto normal. Surgen algunas ansiedades, especialmente si desde lo personal estarán a la altura de las circunstancias.

Con la pareja hay más acercamiento, en tanto que la actividad normal comienza a costar más. Hacia el final del séptimo u octavo mes cuesta concentrarse en las tareas, dormir, movilizarse. Cerca de la fecha de parto, hay una mezcla de ganas enormes por un lado y de miedo por otro. Quieren y no quieren que llegue el día del nacimiento.” 

Tips que ayudan

  • Las clases de preparación al parto pueden ayudarte, al compartir tus inquietudes con otras mujeres que están en tu misma situación, te sentirás respaldada y comprendida. Además, te explicarán todos los cambios que está sufriendo tu cuerpo. Confía tus cambiantes sentimientos a tu pareja, amigos o familiares, ellos sabrán escucharte y te aconsejarán.
  • Cuando te llenes  de incertidumbre y tu mente se entretenga en pensamientos pesimistas y recurrentes, busca las imágenes de tus éxitos, escríbelas, cambia las palabras y crea un ambiente perfecto. No permitas menos que la excelencia. Mira películas inspiradoras, lee buenos libros, escucha música que te agrade, canciones positivas.
  • También te ayudaran los masajes, la meditación, relajación para liberar tensiones emocionales.

Además de los cuidados de cualquier embarazada, como son:

  • Nada, absolutamente nada de alcohol, tabaco ni por supuesto, drogas. Tampoco medicamentos que no hayan sido indicados por el médico.
  • Hacer ejercicio de forma moderada. Hay ciertas actividades muy recomendadas para las embarazadas como dar caminatas, practicar yoga, pilates para embarazadas, natación, hacer ejercicio con pelotas gigantes. Sin excederse en esfuerzo, el ejercicio controlado beneficia a la mamá y al bebé.
  • Llevar una dieta equilibrada y moderada. No comer por dos, sino bien. Una alimentación rica en verduras, frutas, cereales, pescada, láctea y baja en grasas ayudará a que el bebé crezca sano y a que tú no aumentes de peso en exceso.
  • Reducir el consumo de té, café y refrescos y beber mucha agua.
  • Descansa siempre que el cuerpo te lo pida. Tu organismo está haciendo un sobreesfuerzo para aportarle al bebé todo lo necesario para desarrollarse. Duerme todo lo que puedas; cuando llegue el bebé no será tan fácil.
  • Acude a todos los controles médicos y sigue al pie de la letra las instrucciones de tu ginecólogo. Pregúntale todo lo que necesites saber.
  • Usa ropa y calzado adecuado. Se puede estar guapa y cómoda a la vez.
  • Ingerir un complemento vitamínico. El ácido fólico, el hierro, el yodo, etc. son vitaminas y minerales esenciales para el bebé. (Seguramente tu médico te lo indicará al comienzo del embarazo)
  • Cuida tu aspecto personal. Asearte a diario, darte cremas, arreglarte las uñas y el pelo ayudarán a que te veas guapa, a alimentar tu autoestima y a subirte el ánimo.
  • Y por último, mímate, que te mimen y mima a tu bebé. Disfrutar de tu embarazo es muy saludable pues tu energía positiva también influye en el bebé.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: